La Ventanita.net
 
    La Ventanita del Humor     La Ventanita Sexy     Los Foros de La Ventanita     Libro de Visitas     Juegos    
 Madrid, jueves 23 de octubre de 2014 Antes se coge al mentiroso que al cojo 
 
 
SERVICIOS
Inicio
Humor
Foros
Chat
Encuestas
Juegos
Sexy
Libro visitas
Calculadoras
Traductor
Horóscopo
Numerología
El tiempo
Enlázanos

Caratulandia.net - Toda slas carátulas para tus Cd´s




Reflexiones

El gigante egoísta
18/05/2009   Lecturas: 59.793

El gigante egoísta Oscar Wilde (Irlanda, 1854 - Francia, 1900)

Todas las tardes al volver del colegio tenían los niños la costumbre de ir a jugar al jardín del gigante.

Era un gran jardín solitario, con un suave y verde césped. Brillaban aquí y allí lindas flores sobre el suelo, y había doce melocotoneros que en primavera se cubrían con una delicada floración blanquirrosada y que, en otoño, daban hermosos frutos.

Los pájaros, posados sobre las ramas, cantaban tan deliciosamente, que los niños interrumpían habitualmente sus juegos para escucharlos.

- ¡Qué dichosos somos aquí! - se decían unos a otros.

Un día volvió el gigante. Había ido a visitar a su amigo el ogro de Cornualles, residiendo siete años en su casa. Al cabo de los siete años dijo todo lo que tenía que decir, pues su conversación era limitada, y decidió regresar a su castillo. Al llegar, vio a los niños que jugaban en su jardín.

- ¿Qué hacéis ahí? - les gritó con voz agria.

Y los niños huyeron.

- Mi jardín es para mí solo - prosiguió el gigante- . Todos deben entenderlo así, y no permitiré que nadie que no sea yo se solace en él.

Entonces lo cercó con un alto muro y puso el siguiente cartelón:

QUEDA PROHIBIDA LA ENTRADA BAJO LAS PENAS LEGALES CORRESPONDIENTES

Era un gigante egoísta. Los pobres niños no tenían ya sitio de recreo. Intentaron jugar en la carretera; pero la carretera estaba muy polvorienta, toda llena de agudas piedras, y no les gustaba. Tomaron la costumbre de pasearse, una vez terminadas sus lecciones, alrededor del alto muro, para hablar del hermoso jardín que había al otro lado.

Entonces llegó la primavera y en todo el país hubo pájaros y florecillas. Sólo en el jardín del gigante egoísta continuaba siendo invierno. Los pájaros, desde que no había niños, no tenían interés en cantar y los árboles olvidábanse de florecer. En cierta ocasión una bonita flor levantó su cabeza sobre el césped; pero al ver el cartelón se entristeció tanto pensando en los niños, que se dejó caer a tierra, volviéndose a dormir.

Los únicos que se alegraron fueron el hielo y la nieve.

- La primavera se ha olvidado de este jardín - exclamaban- Gracias a esto vamos a vivir en él todo el año.

La nieve extendió su gran manto blanco sobre el césped y el hielo revistió de plata todos los árboles. Entonces invitaron al viento del Norte a que viniese a pasar una temporada con ellos. El viento del Norte aceptó y vino. Estaba envuelto en pieles. Bramaba durante todo el día por el jardín, derribando a cada momento chimeneas.

- Éste es un sitio delicioso - decía- Invitemos también al granizo.

Y llegó asimismo el granizo.

Todos los días, durante tres horas, tocaba el tambor sobre la techumbre del castillo, hasta que rompió muchas pizarras. Entonces se puso a dar vueltas alrededor del jardín, lo más de prisa que pudo. Iba vestido de gris y su aliento era de hielo.

- No comprendo por qué la primavera tarda tanto en llegar - decía el gigante egoísta cuando se asomaba a la ventana y veía su jardín blanco y frío- . ¡Ojalá cambie el tiempo!

Pero la primavera no llegaba ni el verano tampoco. El otoño trajo frutos de oro a todos los jardines, pero no dio ninguno al del gigante.

- Es demasiado egoísta -dijo.

Y era siempre invierno en casa del gigante, y el viento del Norte, el granizo, el hielo y la nieve danzaban en medio de los árboles.

Una mañana el gigante, acostado en su lecho, pero despierto ya, oyó una música deliciosa. Sonó tan dulcemente en sus oídos, que hizo imaginarse que los músicos del rey pasaban por allí. En realidad, era un pardillo que cantaba ante su ventana; pero como no había oído a un pájaro en su jardín hacía mucho tiempo, le pareció la música más bella del mundo.

Entonces el granizo dejó de bailar sobre su cabeza y el viento del Norte de rugir. Un perfume delicioso llegó hasta él por la ventana abierta.

- Creo que ha llegado al fin la primavera - dijo el gigante.

Y saltando del lecho se asomó a la ventana y miró. ¿Qué fue lo que vió? Pues vio un espectáculo extraordinario. Por una brecha abierto en el muro, los niños habíanse deslizado en el jardín encaramándose a las ramas. Sobre todos los árboles que alcanzaba él a ver había un niño, y los árboles sentíanse tan dichosos de sostener nuevamente a los niños, que se habían cubierto de flores y agitaban graciosamente sus brazos sobre las cabezas infantiles. Los pájaros revoloteaban de unos para otros cantando con delicia, y las flores reían irguiendo sus cabezas sobre el césped.

Era un bonito cuadro. Sólo en un rincón, en el rincón más apartado del jardín, seguía siendo invierno. Allí se encontraba un niño muy pequeño. Tan pequeño era, que no había podido llegar a las ramas del árbol y se paseaba a su alrededor llorando amargamente. El pobre árbol estaba aún cubierto de hielo y de nieve, y el viento del Norte soplaba y rugía por encima de él.

- Sube ya, muchacho - decía el árbol.

Y le alargaba sus ramas, inclinándose todo lo que podía, pero el niño era demasiado pequeño. El corazón del gigante se enterneció al mirar hacia afuera.

¡Qué egoísta he sido! -pensó-. Ya sé por qué la primavera no ha querido venir aquí. Voy a colocar a ese pobre pequeñuelo sobre la cima del árbol, luego tiraré el muro, y mi jardín será ya siempre el sitio de recreo de los niños.

Estaba verdaderamente arrepentido de lo que había hecho. Entonces bajó las escaleras, abrió nuevamente la puerta y entró en el jardín. Pero cuando los niños le vieron, se quedaron tan aterrorizados que huyeron y el jardín se quedó otra vez invernal.

Únicamente el niño pequeñito no había huído porque sus ojos estaban tan llenos de lágrimas que no le vio venir. Y el gigante se deslizó hasta él, le cogió cariñosamente con sus manos y lo depositó sobre el árbol.

Y el árbol inmediatamente floreció, los pájaros vinieron a posarse y a cantar sobre él y el niñito extendió sus brazos, rodeó con ellos el cuello del gigante y le besó. Y los otros niños, viendo que ya no era malo el gigante, se acercaron y la primavera los acompañó.

- Desde ahora éste es vuestro jardín, pequeñuelos - dijo el gigante.

Y cogiendo un martillo muy grande, echó abajo el muro. Y cuando los campesinos fueron a mediodía al mercado, vieron al gigante jugando con los niños en el jardín más hermoso que pueda imaginarse. Estuvieron jugando durante todo el día, y por la noche fueron a decir adiós al gigante.

- Pero ¿dónde está vuestro compañerito? - les preguntó- . ¿Aquel muchacho que subí al árbol?

A él era a quien quería más el gigante, porque le había abrazado y besado.

- No sabemos -respondieron los niños- se ha ido.

- Decidle que venga mañana sin falta -repuso el gigante.

Pero los niños contestaron que no sabían dónde vivía y hasta entonces no le habían visto nunca. Y el gigante se quedó muy triste. Todas las tardes a la salida del colegio venían los niños a jugar con el gigante, pero éste ya no volvió a ver el pequeñuelo a quien quería tanto. Era muy bondadoso con todos los niños, pero echaba de menos a su primer amiguito y hablaba de él con frecuencia.

- ¡Cómo me gustaría verle! -solía decir.

Pasaron los años y el gigante envejeció y fue debilitándose. Ya no podía tomar parte en los juegos; permanecía sentado en un gran sillón viendo jugar a los niños.

- Tengo muchas flores bellas -decía- pero los niños son las flores más bellas.

Una mañana de invierno, mientras se vestía, miró por la ventana. Ya no detestaba el invierno; sabia que no es sino el sueño de la primavera y el reposo de las flores.

De pronto se frotó los ojos, atónito, y miró con atención. Realmente era una visión maravillosa. En un extremo del jardín había un árbol casi cubierto de flores blancas. Sus ramas eran todas de oro y colgaban de ellas frutos de plata; bajo el árbol aquél estaba el pequeñuelo a quien quería tanto.

El gigante se precipitó por las escaleras lleno de alegría y entró en el jardín. Corrió por el césped y se acercó al niño. Y cuando estuvo junto a él, su cara enrojeció de cólera y exclamó:

- ¿Quién se ha atrevido a herirte?

En las palmas de la mano del niño y en sus piececitos veíanse las señales sangrientas de dos clavos.

- ¿Quién se ha atrevido a herirte? -gritó el gigante- dímelo. Iré a coger mi espada y le mataré.

- No -respondió el niño- éstas son las heridas del Amor.

- ¿Y quién es ése? -dijo el gigante.

Un temor respetuoso le invadió, haciéndole caer de rodillas ante el pequeñuelo. Y el niño sonrió al gigante y le dijo:

- Me dejaste jugar una vez en tu jardín. Hoy vendrás conmigo a mi jardín, que es el Paraíso.

Y cuando llegaron los niños aquella tarde encontraron al gigante tendido, muerto, bajo el árbol, todo cubierto de flores blancas.


Compartir  

Imprimir El gigante egoísta Imprimir     Enviar El gigante egoísta Enviar noticia     Subir a El gigante egoísta Subir     Inicio Inicio  


Más...
¿Por qué Cristóbal Colón pudo descubrir América?
05/06/2011   Lecturas: 19.042
¿Puede funcionar el socialismo?
24/05/2011   Lecturas: 14.766
Teoría económica
09/05/2011   Lecturas: 11.158
¡Qué pobres somos!
12/04/2011   Lecturas: 21.211
El perro obediente
01/04/2011   Lecturas: 21.806
29 horas al día
26/03/2011   Lecturas: 15.213
Diario de un perro
08/03/2011   Lecturas: 14.813
El matrimonio en 20 frases célebres
09/01/2011   Lecturas: 48.128
El escondite
02/01/2011   Lecturas: 12.831
El Arbol de Navidad
18/12/2010   Lecturas: 20.609
El abecedario de la Navidad
17/12/2010   Lecturas: 16.723
¡Todos somos importantes!
20/11/2010   Lecturas: 19.917
18 consejos para ser más felices
18/06/2010   Lecturas: 34.618
Eso no es amor
01/06/2010   Lecturas: 47.390
Lo que deseo para ti
20/05/2010   Lecturas: 33.092
La crisis financiera explicada de manera sencilla
25/03/2010   Lecturas: 14.162
Lengua Española. Un poco de Gramática bien explicada
12/03/2010   Lecturas: 12.091
El vuelo del halcón
06/06/2009   Lecturas: 46.582
El gigante egoísta
18/05/2009   Lecturas: 59.793
Ser felices no es estar divertidos
09/03/2009   Lecturas: 52.914
El escorpión y el maestro
22/01/2009   Lecturas: 54.798
La elección
28/12/2008   Lecturas: 42.079
Nuestro miedo
05/07/2008   Lecturas: 84.259
El sabio de Egipto
02/04/2008   Lecturas: 34.173
Pequeñas cosas en la vida
29/01/2008   Lecturas: 88.497
No pierdas la esperanza
10/12/2007   Lecturas: 58.924
Vive el momento
22/10/2007   Lecturas: 60.378
El mejor guerrero
23/07/2007   Lecturas: 39.468
La casa de los espejos
27/03/2007   Lecturas: 50.623
Con el tiempo...
14/01/2007   Lecturas: 114.283
Todas las mujeres son bonitas
26/11/2006   Lecturas: 114.809
Busca dentro de ti
29/09/2006   Lecturas: 61.775
Aprendí
12/08/2006   Lecturas: 61.967
La última estación
20/07/2006   Lecturas: 31.964
¡Encuentra el lado bueno!
13/06/2006   Lecturas: 39.294
La naturaleza de la mente
24/02/2006   Lecturas: 35.128
La vasija
19/11/2005   Lecturas: 26.682
Un perro espectacular
05/07/2005   Lecturas: 28.040
Las 5 reglas para la Felicidad
22/02/2005   Lecturas: 69.921
Un trozo de tiempo
24/09/2004   Lecturas: 32.820
Discurso del Rey Juan Carlos I por los atentados de Madrid del 11 de marzo
22/03/2004   Lecturas: 19.325
Atentados de Madrid del 11 de marzo
19/03/2004   Lecturas: 17.687
Las cosas no son siempre lo que parecen
07/02/2004   Lecturas: 58.439
Qué cuesta sonreír
18/01/2004   Lecturas: 86.870
Los reenvíos de e-mails
22/12/2003   Lecturas: 21.199
¿Por qué las mujeres somos Brujas?
03/12/2003   Lecturas: 58.154
Amigos en el desierto
26/11/2003   Lecturas: 36.234
Hoy me enfrentaré a la vida
20/11/2003   Lecturas: 39.439
Como un papel arrugado
18/11/2003   Lecturas: 78.488
Hoy es un día especial
15/11/2003   Lecturas: 81.021
Una sonrisa
04/11/2003   Lecturas: 109.116
La tacita
24/10/2003   Lecturas: 44.875
La felicidad depende de ti
02/09/2003   Lecturas: 77.534
No hay que temer nada
27/08/2003   Lecturas: 33.647
Y uno aprende
16/08/2003   Lecturas: 84.607
Aprovecha el día
02/08/2003   Lecturas: 27.724
Nunca te detengas
28/07/2003   Lecturas: 94.086
Los buenos padres
21/06/2003   Lecturas: 58.277
Era otra época
26/05/2003   Lecturas: 18.410
Un verdadero amigo
23/04/2003   Lecturas: 164.231
El naúfrago
20/12/2002   Lecturas: 19.620
Nadie
11/11/2002   Lecturas: 26.095
Estoy aprendiendo
01/10/2002   Lecturas: 26.871
Las olas de la vida
23/09/2002   Lecturas: 27.169
Carta de un hijo a su padre
08/09/2002   Lecturas: 637.533
Las tres grandes lecciones
26/08/2002   Lecturas: 42.852
La bolsa de clavos
23/07/2002   Lecturas: 35.666
Mi viejo
23/06/2002   Lecturas: 40.260
El valor de un billete de 100 pesos
17/05/2002   Lecturas: 33.199
Baila como si nadie te estuviera viendo
17/04/2002   Lecturas: 119.234
La vida es la vida, defiéndela
16/03/2002   Lecturas: 24.572
Fecha palíndroma, no ocurría desde hace 891 años
03/03/2002   Lecturas: 22.489
Bellos consejos para ser feliz
22/02/2002   Lecturas: 623.398
13 razones para vivir
10/02/2002   Lecturas: 163.295
Hoy es el día, un gran día
04/02/2002   Lecturas: 89.976
Qué hacer en caso de ataque al corazón
21/01/2002   Lecturas: 37.052
Los amigos
15/01/2002   Lecturas: 36.101
Las cuatro esposas
13/01/2002   Lecturas: 39.459
Solo por un día...
10/01/2002   Lecturas: 40.745
Cartas a Nike
03/01/2002   Lecturas: 26.923
La Tierra
23/12/2001   Lecturas: 18.019
Gabriel García Márquez
23/12/2001   Lecturas: 71.317
Me quejé
08/12/2001   Lecturas: 38.468
La clase de Etica
08/12/2001   Lecturas: 46.876
La carrera de sapos
09/11/2001   Lecturas: 80.590
Subir a El gigante egoísta Subir     Inicio Inicio  

¡Pronto!! Su publicidad aquí

35 usuarios activos
742 visitantes hoy
1.075 páginas hoy

Buscar
Frase célebre hoy
Las pirámides son el mejor ejemplo de que en cualquier tiempo y lugar los obreros tienden a trabajar menos cada vez

             Términos y Condiciones de Uso (LSSI)            © La Ventanita.net           Infortelecom Hosting
eXTReMe Tracker